La industria musical ha evolucionado durante cientos de años, lo más seguro es que en sus inicios ésta no era visto como una industria, sin embargo al pasar los años y a medida que se ha ido profesionalizando, es posible encontrar diferentes formas de visualización. ¿Para qué sirve visualizar o mapear?, precisamente para tener una conceptualización certera y global del estado de la industria y de entender cómo los diferentes actores interactúan entre ellos.
En este post veremos algunas de las conceptualizaciones que considero más acertadas e importantes, y compararé algunas de las que se pueden encontrar fácilmente en google.
El problema central es que cada vez se suman más actores a esta industria, por lo que cada vez se hace más complejo conceptualizar. Se unen por distintas razones, siendo la principal, los avances tecnológicos. Esto se debe a que ante cada disrrupción, los viejos actores no perciben el valor que esto aporta y no lo tratan como un factor positivo por lo que lo relegan, en ese instante nuevas empresas o personas logran ver el valor de los nuevos avances tecnológicos y logran crear nuevos canales, nuevas formas de escuchar, de grabar o incluso, nuevos estilos musicales que desplazan los viejos (revisa el post sobre este tema).

El mapa más simple de encontrar es:

Este mapa muestra las grandes áreas que debe cubrir la industria, pero es tan genérico que incluso podría servir a cientos de otras. Lo interesante es que cada área puede ser profundizada con diferentes actores y es ahí el momento en el que se vuelve interesante.
Este segundo mapa es un poco más enfocado en la industria musical, en este caso hace un camino explícito entre el compositor de una pieza y el consumidor final. Si se fijan con atención, aparecen varios intermediarios que están relacionados al de la vieja industria musical, en la cual un sello podría facilitar un equipo de trabajo para conseguir los objetivos privados de ellos. Sin embargo, desde mi punto de vista sigue siendo una simplificación de la realidad. Lo otro que no sale mencionado es que muchas veces estos roles los hace o coordina una sola persona, y también requieren de un presupuesto asociado para llevar a cabo cada acción.
Este mapeo también es de hace varios años atrás, en el cual Hirsch organiza de tal manera que se pueda entender cómo una canción puede ir creando público al mismo tiempo que la radio busca marcas que apelen a ese mismo público. Como se puede apreciar serían varios los pasos y los involucrados para que una canción pudiese llegar a los top 40, de manera que tenga rotación radial. Este modelo es muy práctico para entender la industria entre los 50`s y 80`s.
En esta siguiente imagen se puede apreciar como se va complejizando la industria a medida que entran nuevos actores; lo que está en linea segmentada representa la producción musical, para luego pasar a los cuadrados blancos que indican un sistema de distribución, y finalmente los cuadrados grises donde se enfrentan con el consumo. También se debe entender que las flechas tienen un significado, sobre todo de orden. En algunos casos el camino es solo para una vía, en otros casos es para ambos sentidos.
Lo especial de este mapa es que representa bastante bien lo complejo de las decisiones, tanto por parte de la distribución como por parte de la compra donde no siempre se asegura que una acción efectivamente lleva a una compra, o si esa decisión de compra va a llevar a repetirla o no. Bien es sabido que en el mundo de los gustos musicales y su hiper competencia con otras industrias creativas y de entretenimiento la decisión de comprar, asistir o consumir música está supeditado tanto al presupuesto como al tiempo disponible para consumirlo, sin dejar de lado si a la audiencia le gusta y le atrae tu producto.
Layshon por su parte, logra crear una red más clara para comprender lo difícil que es mapear esta industria, crea capas y en cada capa posiciona a los actores. Lo interesante de este diagrama es que los actores pueden funcionar en una capa, o en varias capas simultáneamente, para eso las flechas nos ayudan a entender quién interactúa con quién.
Define a toda la industria en cuatro redes; Creatividad, Reproducción, Distribución y Consumo, y a todos los actores presentes hasta ese entonces y sus múltiples áreas de trabajo. Como ejemplo,  “Recording Companies” (Compañías de Grabación) está presente en la red de Creatividad junto a otros participantes que se encargan de crear, en la red de Reproducción en conjunto con otras compañias y profesionales relacionados a esa especialidad y en la red de Distribución, cuyo objetivo es dar a conocer el producto musical a la audiencia, quien finalmente decide bajo qué mecanismo consumirlo.
Uno de los últimos mapas que he encontrado en mi investigación es uno creado por Peter Tschmuck 2017, en su libro “The Economics of Music” el cual presenta un mapa general y uno más especifico:
En este mapa, Tschmuck trata de entender todos los mecanismos con los cuales la industria de la música se auto sustenta con respecto a la protección de los derechos y los pagos de las regalías. A su vez, divide toda la industria en: Publishing, Músicos, Live, Música Grabada y Sociedades de Gestión Colectiva, y entre ellos su interacción se define en cuanto a las flechas descritas.
Finalmente, presenta este gran cuadro donde lo previamente descrito solo pertenece a un área primaria de la industria, sin embargo agrega un área secundaría y terciaria. Este mapa da una perspectiva mucho más amplia y colaborativa de lo que realmente es la industria musical, un sector en el cual participan muchas empresas y asociaciones que van agregando valor a la cadena para que el núcleo central se rija en su mayoría por la interacción de los actores del sector primario. Con esto me refiero a que si no existiesen instrumentos musicales, escuelas de música, legislación y ayuda a la exportación, medios de comunicación, entre otros, la industria tendría otro carácter y otra forma de configurarse.

Conclusión

Si entendemos de forma holistica la industria, va a ser posible comprender dónde estamos ubicados, pese a que Menger en su texto “Artistic Labor Markets: Contingent work, excess, supply and occupational risk management” 2006, indica que los músicos no necesariamente trabajan en una sola área, sino que son capaces (debido a la realidad del mercado) de participar de diferentes aspectos, por lo que resultaría de mayor importancia comprender nuestra ubicación. No sería mala idea incluso mapear nuestros trabajos y ver con quienes resulta mejor generar lineas de colaboración, de esta forma podríamos incluso sacar partido de la realidad laboral de nuestro medio.
Después de ver estos mapas, ¿qué creen que falta por incluir en ellos?

2 Responses to Mapeando la Industria Musical

  1. Cris says:

    Ta bueno el artículo, muy completo. Lo único que me hace ruido, al llevarlo a nuestra realidad, es el concepto de “record music industry”. En el 99% de los casos es “el artista” quien financia y produce su grabación, el “sello” aparece después y sus ocupaciones son generalmente difusión y distribución (web y radios). – estoy pensando en los sellos independientes, x que las multinacionales y el artista nacional son más bien la excepción a la regla.

    • Nicolas says:

      Toda la razón Cristian, no es solo la realidad chilena sino que es un tema muy actual ya que se complementa con otro gran aspecto, cuando el artista es quién financia se transforma en “productor”, y ese es un tema súper amplio por la implicación en los derechos conexos y de productor fonográfico.

      Saludos y gracias por comentar!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *