El Negocio de las Radios

Históricamente la radio nace a principios del siglo XX, debido a una innovación tecnológica desarrollada durante la primera guerra mundial. Como todo invento nuevo demoró varios años en descubrir para que podía servir (a parte de motivos bélicos) y cómo se podía utilizar de manera masiva para que la gente comprara el mueble, que en esos años era la radio, y que no solo lo compraran sino que también lo usaran. En los primeros años fueron famosas por transmitir discursos de los presidentes o reyes de los países donde se encontraba esta tecnología y costó mucho tiempo que los sellos musicales permitieran a las radios utilizar su música grabada, debido a que no encontraban útil dejar que las radios pusieran sus discos y canciones de manera gratuita y que la gente los escuchara al aire ya que eso podría significar que bajasen la venta de los discos. A todas luces parece algo contra natural a lo que hoy conocemos como lo “obvio” en las radios.
La clave esta en entender como comienza el modelo que hoy conocemos, donde se ponen canciones y después de varias se intercala un anuncio publicitario. El presidente de la compañía tabacalera de EEUU fue un visionario en esto dado que visualizó que la gente (especialmente los jóvenes) les gustaba escuchar música en las radios, por lo que agrupo una selección de los “mejores” temas (top 40) y a medida que los temas van avanzando él le pagaba a las radios para incluir avisos de sus marcas. Si avanzamos rápidamente hacia 2016 no es mucha la diferencia como pueden apreciar.
Básicamente las radios deben ser capaces de poner una selección de canciones lo suficientemente atractivas para que la gente no cambie de estación, gracias a que el publico no cambia de estación ellos pueden poner sus publicidades. Para que esto ocurra es que nacen tantas radios como las que podemos encontrar en Santiago, cada radio donde cada una se enfoca en un nicho de segmento muy especifico, como la radio “rockera”, la radio de “cumbia”, la radio “balada romántica” y así sucesivamente.
Tomando esta información, podemos tratar de observar el comportamiento de las estaciones, del 100% del tiempo al aire hay radios que las dividen en programas en vivo de conversación, programas de noticias, programas grabados, rankings y música. Por lo que el tiempo de música se reduce a casi un 50% (y en algunos casos en menos), así que si una radio quiere mantener un publico cautivo con su programación musical, esta debe ser muy efectiva. Para que esto sea así, efectivo, las radios se aseguran poniendo música que ya es popular sobre todo en el extranjero (ya sean países de Latinoamérica o angloparlantes), de esa forma tienen una primera seguridad de que a la gente le guste lo que ponen. Una segunda práctica es colocar canciones que fueron hits en años anteriores, y no solo dentro de los últimos 5 años, sino canciones que tienen más de 20 años de antigüedad. Podemos encontrar como ejemplo las radios de Santiago que se dedica a poner solo música de los 80`s.
Vamos entonces al fondo de este articulo, si sabemos que las radios tienen un % de aire dedicado a música, y ese tiempo tiene que ser efectivo y para eso utilizan estos “filtros” mencionados previamente, podrá entrar al aire un artista que no asegura que el publico se mantenga en la estación?.
Si buscamos ejemplos en el extranjero, podríamos visualizar modelos virtuosos de radios, debido a que si solamente ponemos artistas populares extranjeros o canciones populares del pasado, ¿cómo vamos a generar nuevos artistas y/o nuevas canciones que se conviertan en populares, de manera que en un futuro las radios tengan mayor material y contenido que mostrar a las audiencias?. Por lo que en el corazón de la radio esta la creación de nuevos artistas, de nuevas estrellas, artistas capaces de llenar estadios y vender discos (físicos y online), cosa de que se retroalimente con su música, pero como va a suceder esto si las radios locales están más interesadas en cautivar audiencias para poder colocar la publicidad que es lo que finalmente les paga?
Después de este análisis se puede entender algunas de las características que tiene la Ley del 20% en Chile. Partiendo por saber que es el 20% del espacio utilizado para música (lo que deja aquellas radios que tienen menos del 50% de aire musical con un potencial 20% muy diminuto en cantidad de minutos y bandas), contiene ciertas indicaciones para poder impulsar nuevas bandas y nuevas canciones. Lo que parece raro es que el Estado tenga que decirle a las radios cuál es el trabajo que deben hacer, sobre todo si quieren pensar en el largo plazo. Esta ley, siendo que ha servido para dar un impulso deja en claro que es un pie para iniciar nuevas conversaciones para saber de que manera se puede abordar el otro 80% que la ley no trata.
A modo de conclusión es necesario entender porque las radios funcionan de la manera en que lo hacen para poder comprender de que manera es posible que nuestra música (o artistas en el caso que seas un sello o un manager) pueden ingresar a las radios. En otra ocasión discutiremos alguna estrategia para que las radios te conozcan y quieran poner tu música.
Hasta la próxima.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *